NOTA: Aunque recibiré con los brazos abiertos a cualquier nuevo visitante, especialmente en lo que concierne a los proyectos de Vaho de la Bruma, nótese que este blog permanece enterrado desde Julio de 2013, tras un año de deterioro progresivo y otro de notable silencio (cf. Recapitulación). El Fénix que de estas cenizas quizá nacerá, en Scribd, si es el caso, lo hará.
Derechos: la imagen de cabecera pertenece a Platinum FMD, mientras que la del fondo es de ¿Eric Sin (Depthcore)?

Poesía

"...porque mi blog-poemario más que un poemario parece un basurero indiscriminado y caótico, en detrimento de mi ya nimia calidad literaria..." (seguro que con esto echo para atrás a cualquiera)

1.Introducción

2.Poemas de amor sin amor
-integro (nada recomendable: basto y mal editado; lo cuelgo por que lo tengo[era la base para la selección] y es mejor, supongo, que el blog-poemario, por el hecho de juntar y clasificar toda la "mierda")
-selección (algo adecentado, aunque podría depurarse más todavía)

3.otros
(quizás en el futuro)

sobre las selecciones 
Los principales problemas de mi arcaica antipoetica que he procurado depurar en las selecciones (y que pueden tal vez ayudar a otros poetas noveles [más noveles que yo, quiero decir]) son:

-Abuso de esquemas e información. La poesía pasaba a ser un mero medio para expresarme, no un fin en si.

-Abuso de las rimas. En ocasiones buscaba palabras rimadas y luego construía el poema: pura performación, que a menudo terminaba diciendo estupideces.

Consecuencias: el sentido del ritmo y la rima eran tan ausentes o  marcados , según el caso,  que horrorizaban. Por ejemplo, a veces forzaba el lenguaje de mala manera para poder transmitir una idea simple rimando, perdiendo el ritmo.

-abuso sorprendente de los tópicos (y la banalidad) y referencias ajenas. Quizás por ello ahora me enfrente a muchos de ellos.

Consecuencia: profusión innecesaria. Si se hace bien, se le puede llamar perífrasis o barroquismo; no es mi caso. En ocasiones los improvisaba a partir de una sola frase (a menudo tópicos), incluso; esto puede ser interesante para experimentar, pero no para usarlos tal cual. A veces mi lema parece ser: "si puedes decirlo con unos alejandrinos, obvia el exacto termino que transmita lo mismo". En consecuencia, solía desviarme indefinidamente de los temas.

-La poesía esta hecha para ser recitada: su sonoridad es fundamental. Sin embargo, en ocasiones asumía como rima aquello que tenia la misma grafía final, y no el acento, tono o sonoridad.

-Deficiencias notables a la hora de expresar el ritmo mediante la puntuación adecuada.

...

Un pedazo de mi vida
(nota del autor y para el autor, evitando así que su memoria borre el camino recorrido)

He hablado ya sobre mi poesía; quizás no con demasiada claridad o lucidez, o incluso con un cierto idealismo  cándido (atreviéndome a opinar sin escrúpulos y con inocencia sobre teoría del arte...¡ un mundo tan diverso y complejo!), pero no por ello voy a repetirme y/o a explorar aquí las diferentes concepciones del arte y el artista. Simplemente voy a explicar "brevemente" como comencé y porque deje de escribir poesía o, mejor dicho, publicarla ("piensa mucho, habla poco, escribe menos y publica nada" podríamos decir, parafraseando un viejo proverbio).

Creo recordar que mi primer poema fecha de sexto de primaria, para st. Jordi, en catalán y como deberes. Al menos es el más antiguo que conservo. Y grande como era mi originalidad, versaba sobre esta misma leyenda  (y Panero escribiendo versos macabros a los 5 años...). Pero no culpemos a mi creatividad: ¡¿sobre que sino podría tratar un poema escrito para la "diada de st. Jordi", con todos los preparativos y emblemas sobre la misma, atiborrados con la leyenda en lecturas y manualidades?! Por suerte,  al año siguiente me lo desmintieron de muchas maneras, cuando me empece a interesar por el fenómeno editorial de susodicho día.

En primero de la ESO volví a entrar en contacto, de manera similar, con la poesía, esta vez en castellano. Y debió gustarme, porque los siguientes poemas que escribí los hice por propia voluntad (a veces simplemente versificando mi verborrea natural).

En segundo de la ESO, una profesora de "lengua y literatura castellana" cuyas explicaciones tangentes a la materia (variopintas, divertidas y diferentes) idolatraba, nos propuso entregarle poemas o escritos varios para subir nota (no lo recuerdo con claridad). El primer trimestre le entregue los cuatro que había escrito hasta aquel momento. Pero como aquello me agradaba, tenia mucho tiempo libre, y ademas eran buenamente valorados, no tarde en aficionarme a su escritura. Y mis dos primeros premios de st. Jordi, en poesía catalana y castellana, me incentivaron todavía más a ello (también los 60€ en metálico que me proporcionaron).Para el inicio de tercero, ya tenia una cincuentena en mi haber.

Y recuerdo que durante un tiempo hice algo de spam abusivo a mis contactos de messenger, aderezado ademas con un cierto caos, por no tener los poemas numerados y enviarlos uno a uno.  Fue por ello que en ultima instancia (quizás demasiado tarde) los fui numerando y acumulando en un mismo doc y posteriormente cree el blog-poemario: no tendría que ir detrás de ellos y habría un cierto orden, pensé. Aunque lo cierto es que se ha convertido en un basurero.

El resto de la historia, con algunas elipsis, es perfectamente predecible: a medida que las exigencias para con mis estudios (u otras actividades prioritarias para mi por aquel entonces) aumentaban, el juego "súbeme la nota a cambio de este 'trabajo' extra"  y los certámenes decaían (si bien todos los años que estuve en aquel centro[hasta segundo de bachiller, sin repetir], exceptuando el primero por no presentarme, subí a platea a propósito de algún premio [de prosa los últimos años, aunque entregue en varios géneros e idiomas], aun cuando solo fuese un accésit), minaron progresivamente este afán poético. Sin embargo, mi producción fue bastante continua y profusa, superando el bicentenar (recuerdo bien el 229)  al concluir la ESO, y el tricentenar después de las vacaciones previas a segundo de bachiller (cabe tener en cuenta que suele haber un desfase importante entre la escritura y la publicación en mi blog, ademas de que su cronología es algo difusa por publicarse en bloque). Pero aquel verano fue determinante en la caída de mi poesía:

Por una parte, en mis dos últimos años de bachiller se había valorado más mi prosa que mi poética. Por otra, y de manera bastante más determinante, recuerdo que durante mi viaje a Brighton quise escribir una crónica -como no, en verso- sobre aquel mes. Pero esto me llevaba demasiado tiempo y al final tuve que abandonar, pues seria absurdo escribir unas crónicas de viaje si durante este permanezco encerrado elaborándolas: terminaría escribiendo sobre mi propio y absurdo enclaustramiento, cuando no, en el mejor de los casos, describiendo solamente algunos pequeños detalles. Como diría Unamuno:

"¡Sombra de humo cruza el prado!
¡Y que se va tan de prisa!
¡No da tiempo a la pesquisa
de retener lo pasado!"

No quiero decir con ello que no se deban hacer crónicas de viaje, al contrario. Me arrepiento de no haberlo hecho (es más, todavía estoy pensando en escribirlo: podría hacer un 'relato' experimental tipo monologo interior de Ulises o memoria fragmentada a lo Proust describiendolo a medida que voy recordandolo y perdiendo así toda cronologia y estructura formal, dándole un toque volátil y onírico). Sino que, teniendo un tiempo limitado, repleto de actividades, y queriendo explorarlo todo, hubiese sido más inteligente escribir un diario prosificado o un cuaderno de notas. Sin embargo, estaba tan obcecado en hacer un poema épico e infinito a propósito de mi aventura, tal como hice con mi viaje a Mallorca (solo de 4 días y pese a ello de unos 850 versos, 2500 palabras), que cuando vi que no podría hacerlo desistí de toda materialización y decidí disfrutar del viaje con la esperanza de que posteriormente lo escribiría: pero como ya he dicho, esa buena voluntad no llego a buen puerto, todavía.

Ademas, para rematar mi frustración como poeta, por aquel entonces estaba al tanto de un podcast-taller literario que propugnaba que cada historia tenia una manera adecuada de ser contado. Viendo que mi prosa cosechaba más éxito y me suponía menos impedimentos, termine por ceder ante su encanto: como se puede verificar fácilmente en el archivo, en 2010 hay una importante subida de aportaciones.

Quiero recalcar nuevamente, en defensa de esta transición que a veces me han criticado o por la cual se han sorprendido que...
                                        ni he dejado de escribir poesía.
                                        ni lo que yo escribía era propiamente poesía.

Por alguna razón que desconozco,  tenia en la cabeza la estúpida igualdad poesía =literatura=arte, menospreciando así otras formas de literatura o arte que no fueran la poética (o cualquier posible conjunción). O aun peor,  recurría a la poesía como simple desahogo, como única vía de expresión y descripción de mis pensamientos y experiencias, vulgarizandola en ocasiones en gran medida.

Por otra parte, en mis comienzos parecía ser que desconocía la existencia de los sinónimos, y no fue hasta que un amigo poeta me conciencio de su uso y yo, con el tiempo, me di cuenta de lo ridículo y monótono y patético que era repetir la misma palabra una y otra vez (¡incluso hasta el punto hacerla rimar consigo misma!), que hice una reelaboración de todos los poemas que tenia hasta entonces ( unos ¿100?), de la cual no se si me arrepiento, porque empezaron a tornarse pedantes y porque a aunque la repetición, en mi caso, fue utilizada como resultado de mi ignorancia lingüística inconsciente e indevidamente, es un recurso que puede adquirir mucha fuerza expresiva si sabe utilizarse.

Sea como fuere, e irónicamente, ha sido especialmente durante estos dos últimos años de sequía poetica que he empezado a comprender que la poesía es algo muy superior a un conjunto de versos rimados. La filosofía de Becquer o de Wagner a propósito del arte, las vanguardias como el poema visual o el  fonético, festivales de poesía contemporánea completamente interdisciplinarios, wagnerianos, escénicos y transgresores, artistas polifacéticos y sutilisimos como Joan Brossa, la profundidad o misticismo de los versos de Nietzsche, la ruptura con el racionalismo y el exceso de formalismos (rima, conteo de silabas,....), la revolución de "las flores del mal" de Baudelaire en su propuesta no de hacer un archipiélago de poemas aislados, sino un conjunto bien conectado de poemas interrelacionados o con un significado global, ... me han llevado a concluir que mi amigo tenia razón cuando juzgaba mis poemas como primitivos, propios de la Antigua Grecia.

Sin embargo, ya sea por su valor histórico-personal, por mi arrogancia, porque mi blog-poemario más que un poemario parece un basurero indiscriminado y caótico, en detrimento de la calidad de mis poemas, o por cualquier otro motivo, iré colgando aquí colecciones concretas de poemas, como Baudelaire propuso (quien me hace pensar siempre en el vaho del aire); así al menos solo estaré 100 años desfasado. Probablemente filtrare/descartare muchos de ellos (o tal vez no: no merece la pena ocultar mi basura), y probablemente algunos adquieran un significado bastante diferente dentro de su nuevo marco, que es en parte uno de los puntos fuertes de la revolución de Baudelaire (tengo uno en mente cuyo choque me resulta muy interesante, esquizofrenico, para variar: "poemas de amor sin amor"; claro que la ejecución de la idea dejara que desear:no soy ningún genio precoz y rezumo cursilería y mediocridad ).

Así pues, me despido ya:
disfruntenlos si quisieren
o háganlos frutos disfuncionales.

PS: paralelamente a estas recopilaciones, publicare algunas de mis actuales creaciones  en la nueva sección "nuevos poemas sueltos"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El pudor es un estigma social: descuartizame, y mis manos resquebrajadas te aplaudirn.