NOTA: Aunque recibiré con los brazos abiertos a cualquier nuevo visitante, especialmente en lo que concierne a los proyectos de Vaho de la Bruma, nótese que este blog permanece enterrado desde Julio de 2013, tras un año de deterioro progresivo y otro de notable silencio (cf. Recapitulación). El Fénix que de estas cenizas quizá nacerá, en Scribd, si es el caso, lo hará.
Derechos: la imagen de cabecera pertenece a Platinum FMD, mientras que la del fondo es de ¿Eric Sin (Depthcore)?

domingo, 15 de abril de 2012

Taller Filosófico Sociológico: de pedantes y citas acontextualizadas

Contexto: ultimamente he notado que se ha puesto de moda un tal Taller Filosófico Sociológico. En tal pagina se suceden aforismos y citas de conocidos pensadores (léase, quiero creer, humanos [esto es, que todo humano es un ser pensante]) completamente acontextualizadas, cayendo en un reduccionismo atroz que desprestigia, a mi manera de ver, a los emisores de la misma. 

Veamos un ejemplo: "las cosas no se dicen, se hacen, porque al hacerlas se dicen solas" Woody Allen

Mi particular análisis/respuesta
Claro, matemos a la literatura, la filosofía y cualquier modo de expresión meramente verbal. Pero...¿No debería, entonces, autodestruirse este mensaje? ¿Sera quizás que, pues, hablar es ya actuar, como defiende Austin y la teoría pragmática del lenguaje? ¿No resulta entonces vacua la sentencia de Allen? ¿Habría que distinguirse, por tanto, para evitar antinomias de autocontencion, diferentes niveles de acción? ¿Nos remite esto de nuevo a la autoinmolación -ahora quizá paliada o suavizada según cuanto se ensimisme esta en la sola verborrea- de la cultura subyugada a la palabra? 

Las citas acontextualizas padecen de la problemática de la ambigüedad, y terminan por carecer de valor. Porque, por otra parte, ¿acaso el lenguaje esta limitado a hablar sobre cosas que -realmente- queremos hacer (p.e., ¿prefieres que alguien se suicide antes de manifestar ese deseo para ponerle remedio?)? O ¿acaso no hay momentos más oportunos que otros, tal vez muy alejados en el tiempo, como para no pronunciarse al respecto antes de llevarse a cabo (p.e., ire cuando este disponible, es decir, avisame/recuerdamelo cuando esto suceda si te enteras antes que yo para que lo haga)? etc., por no hablar de las interesantes connotaciones -a veces manipulativas- de esos avisos previos. 

Me temo que la presunta eficiencia propugnada por este acontextualizado Allen deviene en una radical propuesta por la consistencia entre pensamiento -quizá esporádico o momentáneo, no representativo- y acto, que impide así el dialogo y la confrontación de ideas ante un asunto antes de su resolución, resultando claramente egocéntrico, pues ignora la participación ajena.

Podría continuar, pero no creo que merezca la pena. A modo general, y resumiendo, creo que asumir tal sentencia como criterio ético sólo puede limitar las posibilidades de desarrollo de un individuo. Aunque, por supuesto, entiendo bien a que se refiere Allen, y en que contextos puede ser útil. Sin embargo, yo me hubiese quedado en lo meramente descriptivo, en los hechos -o la opinión sobre los mismos, que seria otro tema de discusión interesante, pues si la acción no es observada, tampoco es escuchada, y suele costar menos decirla/avisarla que hacerla. ¿O acaso no nos tiene acostumbrados el cine americano, quizá también la vida real, a un "papa, mira cómo hago X", mientras este las ignora, las exuberantes cabriolas-. Es decir, yo hubiese cortado con el filo de la guillotina de Hume hasta: "al hacerlas, se dicen solas, las cosas", de manera que queda bajo el criterio del lector decidir sobre cuestiones de "deber".  

Conclusiones

-RAE: "Dicho de una persona: Engreída y que hace inoportuno y vano alarde de erudición, téngala o no en realidad."
-Salvador de Madariaga: "Un pedante es un estúpido corrompido por los estudios"

En consecuencia, y a pesar de ser habitual victima de este "piropo", considero mucho más pedante un uso acontextualizado -que corrompe el original, su conocimiento y estudio- y reducionista -que debe proceder necesariamente de un estúpido, de alguien que no ha sabido maximizar su potencial- de las citas. 
  Y si consideramos que apelar a una "autoridad" es propio de la erudición, cabría preguntarse también si esto es conveniente y provechoso, que no lo creo. Pues esta ferviente admiración acondicional por las citas, la lectura de los debiles, degrada, me temo, toda detenida reflexión sobre las mismas, que de otro modo no se difundirían con tanta facilidad (¿pues acaso uno puede aceptar tan libremente la frase de Allen tras mi análisis? ¿Acaso no cayo el sensacionalismo de Kony 2012?). Sea como fuere, el concepto de autoridad y su arbitrariedad inherente -porque aunque resulte experto en su campo, Kuhn nos previene de los cambios de paradigma- ha sido criticado desde siempre, y no creo que merezca la pena insistir aquí. 

Y dicho todo esto de alguien que hace un uso reiterado y probablemente abusivo de las citaciones y referencias podría ser puesta en cuestión mi coherencia, a lo que escribo: existe una diferencia fundamental entre lo expuesto y mi manera de proceder: yo las abrigo en un nuevo contexto, en lo que Debord denomina détournement, en una suerte de collage hipertextual que estrecha lazos entre las diferentes islas del conocimientos y sus exploradores. Por contra, es la total falta de criterio y contexto, argumentación, lo que me irrita del tal Taller Filosófico Sociológico, o cualquier entidad similar (otro ejemplo de sobreinterpretación que no me he podido resistir a incluir, aquí; nótese que, haciendo gala de la ley de Skitt, me excedo a partir del punto 4, entre otras cosas, porque confundo a Valéry con Verlaine, si bien es cierto que el simbolismo del primero está probablemente influido por Rimbaud, de quien escribió que, antes que él, "all poetry was written in the language of common sense"). 
Asimismo, y aunque no lo he leído, a juzgar por el proceso que han seguido sus autores (análisis no objetivo, malintencionado, sesgado, encaminado/subyugado a un fin concreto, etc. de citas descontextualizadas escogidas convenientemente (ad hoc) para defender su tesis (en un falaz cherry picking) y desacreditar así el pensamiento general de un autor cual si estas fueran una muestra representativa de éste), intuyo que ocurre algo similar con imposturas intelectuales (1997). La aparición de Imposturas científicas (2003) me hace reafirmar esta creencia.

Cierre
"Diuen els entesos que en música l'unica cosa que està funcionant són els clònics: músics iguals que els originals, vius o morts, que es limiten a tocar els èxits dels seus patrons, és a dir, un imitador de Bob Dylan només toca Lady Lady Lay, Like a Rolling Stone, Just like a woman o Knocking on heavens door i així el públic es queda amb les cantarelles i deixa de banda les tonades que demanen més maduresa. És com aquelles edicions Reader's Digest, la mítica revista que t'oferia resums de les novel.les perquè només t'haguessis d'empassar els millors paràgrafs i et reduïa una Anna Karènina a una novel.leta rosa de pa sucat amb oli, o com aquells llibres d'aforismes on els pensaments es redueixen a cites per estampar als calendaris, sense cap mena de transició ni d'ordre mental." Ada Castells, Som i llegim: Umberto Eco en càpsula, Time Out Barcelona N.178

PS: Más abajo, en los comentarios (este, concretamente), doy un ejemplo que me parece muy significativo en cuanto a la importancia del contexto a la hora de entender correctamente una cita, a propósito de una máxima de Plinio. Quisiera ahora aportar otro ejemplo más, donde lo obsoleto no es la cita sino el lector (oséase, una cita futurista, dada la imposibilidad de viajar al futuro):

"Cuando eras pequeño, ¿acaso no soñabas con llegar a ser un asesino?". Lotería solar, Philip K. Dick.

Contexto, juego del lenguaje, marco teórico, definiciones bases (Descartes las exigía, cuentan, antes de enzarzarse en ninguna discusión, y es mítica también a este respecto la Ética demostrada según el orden geométrico de Spinoza),... Las palabras, per se, no significan nada sin todo ello. O, mejor dicho, y hecho clave que motiva el apropiacionismo en todas sus variantes (recontextualización, détournement y culture jamming, cherry picking, remix, exegesis y hermenéutica,...), significan algo completamente diferente.
El lenguaje, pues, es imposible, desde un punto de vista esencialmente ontológico. (Trate el tema con más detalle aquí; entiéndase esto como una suerte de adenda)

13 comentarios:

  1. Toda tu basura de publicación deja la sensación de que tambien eres un pedante con alardes de erudición, entonces no veo mayor diferencia entre tú y Taller filosófico Sociológico... La única diferencia que noté es que realmente al otro no le importas tanto como para dedicar una entrada para tí en su página. Ya supéralo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 1.Yo mismo admito mi pedantería, si bien considero que no son la misma.
      2.Y aunque lo fueran, no veo nada malo en la autocritica (que no necesariamente incoherencia). Si la realizo a través del análisis de actos ajenos es porque uno suele ser algo ciego con los propios (metáfora: mírate el ano, o un pulmón. No es tan fácil como hacerlo con un cadáver que puedes diseccionar).
      3. La diferencia encontrada es harto graciosa. Si pretende ser descalificativa (como parece indicar el "supéralo"), entonces creo que demasiada gente ha de superarlo también. Por ejemplo, los filólogos, que analizan los textos de los muertos; también el resto de personas que comentan en el tal Taller (después de todo, lo mio no deja de ser un comentario más que, siendo demasiado largo, ha sido publicado aquí); y, de hecho, todo aquel que escriba un diario privado (y, si se me permite extrapolar, todo aquel que dedique ya no sus letras, sino su tiempo y pensamiento -que es en el fondo lo que estarías pidiendo superar- a aquellos que no van a responder: Dios, famosos, amor no correspondido,empresas que no responden a tu solicitud de empleo,gobiernos que no escuchan tus quejas o solicitudes de beca,...);...
      Personalmente, yo no veo ningún problema en esa falta de reciprocidad que abunda en la vida diaria (por no decir que, a priori, no sabrás si seras -o no- respondido), aunque gracias por hacerme notar que a la gente no le gusta pensar en términos no conmutativos.

      Eliminar
  2. Ah! Las tribulaciones delos NINIS... Bien por ustedes! Espero que algun dia te preocupes por problemas reales y que esa misma pasion la lleves a cosas de verdad productivas y no termines siendo el mediocre que estamos esperando que seas.

    De parte de tu ya sabes quien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabia que el pueblo sentía un profundo desprecio por las matemáticas, tachándolas de inútiles estúpidamente, pero nunca imagine que sus estudiantes fueran considerados ninis; gracias por la información: se lo diré a la administración en septiembre para que no me cobren la matricula.

      A propósito, cuando dices reales, ¿te refieres a estos, verdad: $\mathbb{R}$? Si no, creo que no sé de que estas hablando. ¿Podrías delimitar mejor tu ambiguo concepto?

      En cuanto a lo de productivo, es tan asquerosamente capitalista y mismamente ambiguo, que no se si merecería la pena reseñarlo; no sería productivo. Quizá otro día.

      PS: "De parte de tú ya sabes quien". ¿Eres algún viejo anónimo de este dominio o es una ironía? Os parecéis tanto entre vosotros, ovejitas, que no puedo distinguiros.

      Eliminar
  3. Tienes razón en que la cita se queda corta para la información que supone la reflexión completa del pensador, pero piensa que la mayoría de la gente no tiene mucho tiempo que esté dispuesto a gastar leyendo a estos pensadores y no se topará fácilmente con una reflexión que le guste especialmente porque no anda leyéndolas. Una pequeña cita es publicidad para decidir profundizar en la reflexión.

    Pero creo que aportas una buena idea, que es que habría que facilitar más la contextualización de la cita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Exacto! Por eso existen publicaciones como los "Libros Condensados del Reader's Digest": porque mucha gente no esta dispuesta a invertir tiempo en los originales. El problema viene, como hace notar Ada Castells a propósito de Anna Karènina, cuando estos reduccionismos eliminan todo el zumo e interés que pudieran tener los originales. Así, a menudo la cita no dice nada sobre el citado ni sobre la obra original, sino que sólo sirve como esperpéntico y distorsionado panfleto de estos y como escudo (o regocijo) para el citador; es una falaz y gratuita publicidad.

      La única salvedad a todo esto, creo, se tiene cuando ese resumen o citación deviene una nueva obra original, como ocurre por ejemplo con el activismo de la llamada "culture jamming" o el análisis del Quijote por parte de Unamuno (Vida de Don Quijote y Sancho), quien lo utiliza como excusa para exponer sus propias ideas (no es el único que opera así, trascendiendo la obra a la que presuntamente se sometía para interpretarla, pero es un caso especialmente emblemático).

      PS: Sí, creo que la importancia del contexto para entender el original es fundamental; no en vano, las buenas ediciones de libros no contemporáneos suelen venir con una introducción histórico-biográfica del autor. Un ejemplo evidente de ello lo encontramos en “no había libro, por malo que fuese, que no contuviera algún valor” (Plinio el Joven citando a su tío Plinio el Viejo en una carta a Bebio [o Baebio] Macro, punto 10). Ese juicio, dicho de un estudioso del siglo I d.c., tiene mucho más valor y sentido en su contexto que sus múltiples y posteriores referencias, ya que en su época, anterior a la imprenta, la educación obligatoria, la alfabetización, etc. 1.El hecho de escribir un libro implicaba ser un hombre culto (es decir, había menos competencia, menos posibilidades de resultar repetitivo; además, y en consecuencia, los lectores eran más homogéneos), 2.Escribir y difundir un libro era algo costoso, por lo que había menos y menos mediáticos. Hoy en día, en cambio, no se cumple ninguna de estas dos premisas, por no decir que hay que añadir a la lista los libros de dos milenios de historia, si bien muchos se perdieron por el camino con catástrofes como el incendio de Alejandría. Hoy en día, digo, no tiene ningún sentido repetir a Plinio, sino, si un caso, parafrasearlo, con cierto cinismo, tal que así: “no hay libro contemporáneo, por bueno que sea, que contenga valor alguno”

      Eliminar
  4. alguien me puede ayudar a desifrar de una manera encilla que son los sistemas complejos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Premio al comentario más dada de este blog concedido! ¿Cómo se supone que has llegado hasta aquí buscando una tal información? Aún peor, ¿en que momento se te ocurre preguntar eso aquí?
      En fin, me ha hecho tanta gracia que, si por un casual te llega este mensaje, te responderé brevemente: un sistema complejo (o dinámico) es un sistema cuyo estado depende de varios factores tales que su conocimiento/determinación (local/parcial) es insuficiente para determinar el comportamiento global del sistema. Te recomiendo que busques información sobre dinámica de sistemas (o sistemas dinámicos) y teoría del caos para una estudio formal/matemático del tema (si es que es eso lo que entiendes por "descifrar de manera sencilla") o, por contra, googlees "propiedades emergentes", "efecto mariposa" o "sinergia" para una aproximación, posiblemente, más divulgativa.
      PS: primera y ultima vez que hago el trabajo de Google.

      Eliminar
    2. La arrogancia es un complejo ario. Calcula lo que tienes que trabajar en cultivar tu humildad para no hacerme vomitar con tus comentarios.

      Eliminar
    3. Reconozco que mi respuesta es innecesariamente arrogante, tal vez hasta la nausea. En especial teniendo en cuenta que, técnicamente, deja mucho que desear (recuerdo que originalmente comencé copiando la definición de "sistema dinámico" de mis apuntes de segundo de mates, pero luego me di cuenta que los sistemas complejos son un caso particular de ellos; tras rizar el rizo varias veces, decidí reescribirla con la que me pareció la idea básica [que no hay demonio de Laplace, aunque cueste captar eso de mi pésima explicación] y redirigirle a Google). Supongo que su comentario me pareció tan inesperado e inapropiado que sólo se me ocurrió contestar con cinismo.

      En cualquier caso, en estos últimos tres años creo haber cultivado suficiente humildad (entre otras cosas, espero) como para que muchos de estos viejos comentarios y textos escritos por mi me parezcan ridículos a varios niveles y me causen un cierto resquemor. De hecho, me he planteado borrar el blog en varias ocasiones, pero mi maximalismo me lo ha desaconsejado. Además, me gusta recibir de vez en cuando comentarios como este que me recuerden cuanto he cambiado, aunque estos sean un poco extraños (quiero decir, no me parece del todo coherente reprocharme mi arrogancia para luego decirme que yo tengo que calcular cuanta humildad necesito para no hacer vomitar a un completo extraño, como si este fuera algún tipo de ente de cuyo respeto yo dependo, aunque entiendo que ello debe más a la retorica que a cualquier otra cosa)

      PS: "La arrogancia es un complejo ario."[cita requerida]

      Eliminar
  5. Lógicamente, el autor de la reflexión que se "analiza", no pretendía desautorizar al lenguaje, ni a la literatura o la filosofía. La frase alude a las falsas promesas. No veo la razón de esgrimir un argumento tan sofista sobre el asunto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 1. Estoy de acuerdo en que no hay razón para esgrimir un argumento tan sofista sobre el asunto, aunque tampoco veo la necesidad de que tenga que haber ninguna razón particular para ello; al menos más allá de la diversión de jugar con las palabras, si me apuras (desde que estudie a Hume que el principio de razón suficiente no ha vuelto a ser el mismo para mi).
      Aunque hoy en día no lo practico tanto, siempre me ha gustado intentar crear discursos más o menos conexos interrelacionado temas completamente dispares, aunque me temo que nunca lo he logrado con demasiado éxito (supongo que por hablar sobre cosas que no dominio).

      2. También estoy de acuerdo en que la frase alude a las falsas promesas; no soy tan autista como para no verlo xD.
      Sin embargo, si estamos dispuestos a juguetear con las palabras y se asume como criterio literal, es parecido (en cierto modo) al criterio del circulo de Viena (en el sentido que el circulo de Viena sólo acepta verdades provenientes de la lógica y las ciencias pero que dicho criterio no proviene ni de la lógica ni de la ciencia) o la paradoja de Sócrates (de saber que no sabe nada).
      Por supuesto, estos argumentos son bastante naif, pero siempre he sentido cierta debilidad por esta clase de argumentos formales.

      3. Aunque a los estudiosos (filósofos, filólogos, biógrafos, etc.) les encanta hablar sobre lo que el autor pretendía o no, ello tiene más de especulación que de ciencia. En su día incluso llegue a discutir la cuestión con Luz Mar Orozco, cuando era estudiante de filología, en una entrada en la que ponía de manifiesto la diferencia de opiniones al respecto sobre un texto dado, pero lamentablemente su blog es ahora privado.

      Por poner algún ejemplo concreto, Lewis Carroll es famoso por añadir juegos matemáticos y de palabras en sus obras, como da buena cuenta de ello, por ejemplo, el matemático Martin Gardner en The Annotated Alice. Yo mismo discutí uno de ellos aquí: http://prosa-msc.blogspot.com.es/2012/04/del-error-y-la-sutileza.html.

      Y por poner otro ejemplo, el otro día descubrí que mandaron escribir la constitución americana a Jefferson en lugar de a Franklin porque este solía añadir a sus textos dobles sentidos que no se descubrían hasta tiempo después (https://www.youtube.com/watch?v=c6BbPvwXmTg).

      Por supuesto, posiblemente no estemos en uno de estos casos, aunque nunca se sabe. Además, si lees con un poco más de atención el primer párrafo de mi «análisis», y volviendo al punto anterior, más que afirmar la muerte de la literatura y demás, estoy afirmando que dicha sentencia es hasta cierto punto auto-contradictoria, y la verdad es que no me sorprendería de Allen este tipo de parodia implícita.

      4. Sea como fuere, mi «análisis» de la cita de Allen (o quien sea, porque tampoco es como si conociera la fuente original, puesto que no la decían en el Taller) sólo intentaba poner sobre la mesa la importancia del contexto (o, si me apuras, la recontextualización, como pongo de manifiesto en el texto original a propósito de Debord).

      Y aunque esta cita posiblemente no sea la mejor para ello (sino, en todo caso, para hablar sobre el lenguaje, que es otra de mis debilidades), más abajo cito otros ejemplos que creo que son más ilustrativos a este respecto (ctrl+f: Plinio, Dick).

      Como decía Emerson (y a su manera Diogenes y tantos otros, cf. https://en.wikiquote.org/wiki/Quotations), «I hate quotation. Tell me what you know.» (y en este sentido, y como también comentaba en el texto original, éste pretendía ser una critica parcial a mi mismo, en especial en lo que se refiere a las publicaciones del tipo Reader's Digest, del que era consumidor y creador, y del que todavía soy consumidor aunque ya no tanto creador).

      Eliminar
  6. e3tt hsajsaiojfhjf jkdklsdnjg lkshlkfuoish jbwkjhlrjuihrfbfd lñsjgf

    ResponderEliminar

El pudor es un estigma social: descuartizame, y mis manos resquebrajadas te aplaudirn.