NOTA: Aunque recibiré con los brazos abiertos a cualquier nuevo visitante, especialmente en lo que concierne a los proyectos de Vaho de la Bruma, nótese que este blog permanece enterrado desde Julio de 2013, tras un año de deterioro progresivo y otro de notable silencio (cf. Recapitulación). El Fénix que de estas cenizas quizá nacerá, en Scribd, si es el caso, lo hará.
Derechos: la imagen de cabecera pertenece a Platinum FMD, mientras que la del fondo es de ¿Eric Sin (Depthcore)?

domingo, 22 de enero de 2012

performación e hiperrealidad (concepto-definición)

Uno de los palabros o conceptos filosóficos más recurrentes y referenciados en mis letras es la performación junto con la hiperrealidad. Como ignoro cuantos de "mis lectores" lo conocen o si mi concepción de esta se corresponde con el uso estándar de la misma, reproduzco unas notas al pie de pagina en donde lo expuse "breve"(imitar a la RAE se me hace imposible) y ¿claramente? pertenecientes a "decide tu propia historia", recientemente remasterizado en "ascensión", cuarta parte de Transición (también he publicado la quinta, una especie de "comentario de texto" o aperitivo selecto de "el extranjero", de Camus) y de un estilo literario-filosófico que guarda ciertos parecidos con mi "manifiesto escéptico".


Así pues, sea:


hiperrelidad


Concepto de la filosofía postmoderna que trato en otros escritos y que es especialmente desarrollado por Baudrillard, quien la define como “la simulación de algo que en realidad nunca existió” (análoga a la de Eco:”la falsedad autentica”). A este respecto, considero el film “Das Experiment”(2001) inspirado en hechos reales (la cárcel de Stanford) un magnifico ejemplo (aunque se exagere el desenlace): nada es verdaderamente un juego... o todo lo es. Sí; quizá, como padres de esa simulación, podamos pararla en cualquier momento...¿pero de que sirve, si no lo hacemos? ¿Y como desintoxicarnos una vez todos dentro? ¿Como recordarnos que es un juego, y que esa negación no es en realidad una estratagema encubierta, que no forma parte de él? Quien niega entonces las reglas no es el cuerdo consciente de estar viviendo una ficción, si no un loco o transgresor a abatir o ignorar: la fuerza de la palabra no tiene rival. Por ello yo aclamo: "¡desconocete!"; solo así evitaras caer en esa clase de roles encasilladores y performaciones similares, esto es, actuar según un dictamen o definición autoimpuesta previamente obviando las particularidades del contexto (conócete a ti mismo, definete a ti mismo, esclavizate a ti mismo), etiquetandote, limitándote. Desconocete a ti mismo, digo, y ya nada te limitara; libre seras. Pues,como reza el chiste, "lo hicimos porque no sabíamos que era imposible". (Aunque, extraoficialmente, y como amante del hipertexto, reconozco la utilidad de los clichés a la hora de interconectar unos temas con otros o encontrar información a través de Google; ¿como hacerlo sin unos buenos Key words (palabras clave)?

Performación


Referencia, desde casi el inicio del parágrafo, al fascinante experimento de Seashore que desconocía cuando escribí esto. En este contexto quisiera hacer énfasis en el ultimo parágrafo del enlace, ejemplo impagable de performación, concepto perteneciente a la teoría pragmática de los actos del habla de Searle, que puede entenderse, y entiendo, como un comportamiento o implicación en el sentido contrario del habitual-natural-lógico (en este caso concreto, el cerebro no describe la realidad, no es un observador, sino que la crea, es parte de ella [o al menos de su percepción, invirtiendo el sentido común/habitual del condicional, como sucede con la mayoría de sesgos cognitivos]; el caso de Searle-Austin, que yo generalizo, es análogo pero sustituyendo cerebro por palabra: por ejemplo, al afirmar: “el banco J va ha quebrar porque tiene serios problemas económicos”, siendo esto falso, desencadena en una quiebra real debido a la desconfianza generada por la afirmación, trascendiendo la palabra en un acto, en una modificación de la realidad, cuando,paradoja, la palabra nace, a priori, con la finalidad de describirla, de decir la verdad sobre ella [como mantenía Wittgenstein -el primero- antes de adoptar posturas más propias de la pragmatica-el segundo-]).
     En este sentido, cabría identificar performación con profecía autocumplida (definición «falsa» de la situación que despierta un nuevo comportamiento que hace que la falsa concepción original de la situación se vuelva «verdadera»), o, analogamente, autofrustrada, corolario del teorema de Thomas (Si las personas definen las situaciones como reales, éstas son reales en sus consecuencias). De hecho, el ejemplo dado sobre el banco que quiebra por acción de las calumnias suele usarse como paradigma y pertenece a "Traficantes de dinero"(1975), de Hailey (aunque también es citado en "los fisgones"(1992)). Otros casos particulares son el efecto placebo y el efecto pigmalión, y, en general, podemos denominar a esta "definición falsa o deformada de la realidad que termina convirtiéndose en la autentica" como hiperrealidad (otro ejemplo más, esta vez por parte de l'avantgarde filosófica: la teoría queer y la construcción de la identidad de genero/sexualidad). Así mismo, cabe remarcar que el efecto Mateo(el dinero llama al dinero), junto al teorema de Thomas (si digo que lo tengo, lo tengo), muestran el gran potencial de la hipocresía bien usada en aquellos con credibilidad (atributo/hipotesis fundamental para aplicar nuestro "teorema"), sin bien Nietzsche nos advierte en su sobre verdad y mentira en sentido extramoral que “si hace esto de manera interesada y conllevando perjuicios, la sociedad no confiará ya más en él y, por ese motivo, le expulsará de su seno ”. 

Además, por performación también se entiende -o entiendo- a una preparación previa de las condiciones para que pueda llevarse a cabo la implicación natural (o que se cree o quiere hacerse creer que es natural), resultando artificiosa y manipuladora (lógica inherente en toda demostración matemática y en el método científico mismo, como critica Gould en su "la falsa medida del hombre" con ejemplos muy concretos, si bien es posible hacerlo simplemente para disfrutar del proceso de esta implicación, por ejemplo, y basado en una anécdota real, cuando alguien deja un objeto cualquiera en el suelo y se tira para cogerlo imitando a Elvisa, en vez de utilizar su “tutorial” para cuando se caiga realmente, imitando, en cierta manera, la anécdota de Julio Cesar al desembarcar en Egipto, tropezar y aclamar: "beso la tierra que voy a conquistar", cambiando así la intención del acto, las repercusiones/interpretaciones de los hechos, negando a quienes ya aclamaban mal augurio) . En cierto sentido, y quizá como caso particular, podría citarse el sesgo de confirmación.

Pero, remitiéndome de nuevo a las ultimas palabras del enlace sobre el experimento de Seashore, “todo el mundo se parece a la persona que buscamos”, no puedo evitar recordar este fragmento de El mundo de Sofia a propósito de Sartre:
"–Aunque Sartre mantiene que la existencia no tiene ningún sentido inherente, no significa que a él le guste que sea así. No es lo que llamamos un «nihilista».
–¿Qué es eso?
–Es alguien que opina que nada importa nada y que todo está permitido. Sartre opina que la vida debe tener algún sentido. Es un imperativo. Y somos nosotros los que tenemos que darle ese sentido a nuestra propia vida. Existir es crear tu propia existencia.["El asunto es encontrar una verdad que sea cierta para mí, encontrar la idea por la cual yo sea capaz de vivir y de morir" Kierkegaard]
–¿Podrías explicar esto con un poco más de detalle?
–Sartre intenta demostrar que la conciencia no es nada en sí misma antes de percibir algo. Porque la conciencia siempre es conciencia de algo. Y ese «algo» es tanto nuestra propia aportación como la del entorno. También nosotros participamos en decidir lo que percibimos, ya que seleccionamos lo que tiene importancia para nosotros.
–¿No puedes poner un ejemplo?
–Dos personas pueden estar presentes en el mismo lugar y sin embargo captarlo todo de forma completamente diferente. Es porque cuando percibimos el entorno, contribuimos con nuestra propia opinión, o nuestros propios intereses. Por ejemplo, puede ser que una mujer embarazada tenga la sensación de ver a mujeres embarazadas por todas partes. No significa que no hayan estado allí antes, sino que, simplemente, su embarazo le ha proporcionado una nueva realidad [o hiperrealidad]. Alguien que esté enfermo, por ejemplo, tal vez vea ambulancias por todas partes... [“subjetividad es verdad y verdad es subjetividad. Esto tiene que ver con la distinción entre lo que es objetivamente cierto y la relación subjetiva de un individuo (como la indiferencia o el compromiso) con esa verdad. La gente que en algún sentido cree las mismas cosas, puede tener relaciones bastante distintas con esas creencias. Dos individuos pueden creer que hay mucha gente pobre que necesita ayuda, pero puede que este conocimiento sólo lleve a uno de ellos a ayudar a los pobres.”(pensamiento de Kierkegaard según wikipedia)]
–Entiendo.
–Nuestra propia existencia contribuye a decidir cómo percibimos las cosas en el espacio. Si algo es inesencial para mi, no lo veo. Y ahora puedo explicarte por qué he llegado tarde aquí, al café.
-Dijiste que fue a propósito.
–Dime qué fue lo primero que viste al entrar en el caté.
–Lo primero que vi fue que tú no estabas.
–¿No es un poco curioso que lo primero que vieras en este local fuese algo que no estaba aquí?
–Puede ser, pero era contigo con quien tenía una cita.
–Sartre utiliza precisamente una visita a un café como éste para demostrar cómo «liquidamos» lo que no tiene importancia para nosotros.
–¿Llegaste tarde únicamente para demostrar eso?
–Sí, para que entendieras este punto tan importante de la filosofía de Sartre. Puedes considerarlo como un deber de alumno.
–¡Pues vaya!
–Si estás enamorada y estás esperando que tu amado te llame por teléfono, entonces «oyes» tal vez toda la noche que no llama. Captas precisamente el hecho de que no llama. Si vas a esperarlo al tren, y sale un montón de gente al andén sin que tú veas a tu amado, entonces no ves a todos esos otros. No hacen más que estorbar, no significan nada para ti. Incluso puede ser que te resulten directamente repugnantes, pues ocupan mucho espacio. Lo único que captas es que él no está allí."


Así pues, y resumiendo, performación, entendida como fue concebida por Austin("enunciado que no se limita a describir un hecho sino que por el mismo hecho de ser expresado realiza el hecho"), es, a priori, uno de los tres tipos de enunciados que puede producir el lenguaje, y, a posteriori, todo el lenguaje (ya que los otros dos son subtipos de este, según Austin, dando la victoria al segundo Wittgenstein frente al primero), siendo, en el fondo, y por tanto, una palabra vacía, ya que describe un atributo inherente al lenguaje, es decir, que hablar es siempre actuar.
      Ahora bien, y como ya he descrito, puede entenderse performar como crear una hiperrealidad, ya sea mediante una profecía autocumplida, por un sesgo por confirmación, o debido a la percepción personal del entorno, entre otras maneras.  Y, sintetizando, puede verse la performación como a una especie de metonimia, si bien más que de una transnominación, deberíamos hablar de una transvaloración, sin olvidar que, en cualquier caso, el asunto es mucho más complejo de lo aquí expuesto (y, ya puestos a citar, uno que amo porque cita de manera más convulsiva que yo, y otro más).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El pudor es un estigma social: descuartizame, y mis manos resquebrajadas te aplaudirn.